Nuestra Señora del Amparo


En el año 2005 se incorpora a la Hermandad la imagen de Nuestra Señora del Amparo. Se trata de una imagen de talla completa, policromada y estofada que ha sido realizada por el imaginero sevillano J. A. Navarro Arteaga y en la que se han aprovechado la mascarilla y manos de la antigua imagen procesional mariana de esta Hermandad, Nuestra Señora de los Dolores Gozosos, antigua talla datada en el siglo XVII. 

La nueva imagen porta en su mano izquierda una dulcísima imagen del Niño Jesús, que aparece completamente desnudo, apenas tapado por un pequeño sudario de talla, durmiendo reposada y apaciblemente. En la mano derecha luce una azucena, símbolo de la pureza. Lleva una diadema de estilo rocacalla que se ha restaurado en los talleres de Orfebrería Triana.

La talla destaca por el profuso decorado de estofado que enriquecen su túnica y el manto que cubre a la Imagen de Gloria de la Corporación Franciscana.

Esta imagen fue procesionada por primera vez en la tarde del día 15 de enero de 2006. A partir de ahí, la imagen del Amparo procesiona en la tarde del 1 de noviembre. Recorriendo las calles del entorno de la Parroquia, siendo de especial interés por el mundo cofrade cordobés, el transcurrir del paso por las estrecheces de la Calle Armas.

Desde el año 2015, la Virgen del Amparo luce en un altar que se restauró y habilito expresamente para ella en el lado izquierdo de la Parroquia de San Francisco, nada más entrar en la Iglesia. El altar recupera frescos originales del antiguo convento. También fue cedida por el Obispado la corcucopia que adorna el altar.

La advocación del Amparo se entronca con el Hospital del Amparo que existía hace años en la Cruz del Rastro y que atendía a mujeres de mala reputación con enfermedades contagiosas. La oración a la Virgen del Amparo, implorando protección a la Madre de Dios es la oración más antigua de la que se tiene constancia.

Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones
que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien
líbranos de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies