Cruz de mayo

18

Ya quedó atrás la Cruz de Mayo. Más allá del premio, sentimos especialmente gratificante lo que supone año tras año: un compromiso con nuestra ciudad, embelleciendo más si cabe un lugar tan singular, y siendo lugar de encuentro de hermanos, familias, feligreses, turistas y todo el que ha tenido a bien visitarnos… A todos los hermanos, de las Hermandades que formamos esta Cruz de San Francisco, por su apoyo, ayuda y participación en el montaje, turnos, desmontaje… ¡GRACIAS!

También queremos dar las gracias a la Sociedad de San Vicente de Paúl, por permitirnos ser parte, aunque sea testimonial, del proyecto “SIEMBRA LA ESPERANZA: LA MUJER Y LOS PATIOS”, donde las macetas de la cruz lucirán de nuevo, en la Parroquia de Santa Luisa de Marillac, del Barrio del Guadalquivir.