Recibid el Espíritu Santo

32

«Recibid el Espíritu Santo». ¡Esa es la fuerza! No podemos nada sin el Espíritu, pues la vida cristiana no es solo comportarse bien.
Es el Espíritu quien nos hace resurgir de nuestras limitaciones, de nuestras “muertes”.
No se puede ser cristiano sin caminar con el Espíritu Santo, sin actuar con el Espíritu Santo, sin dejar que el Espíritu Santo sea el protagonista de nuestra vida.

(cf. Francisco. Homilía Santa Marta 30-IV-19. Jn, 3, 7-15)