La santidad, en el Amor

18
Regina Coeli
 
“Reza mucho, pero no amas a Dios,
no amas al prójimo, tienes el corazón seco,
duro, no partido con misericordia;
no lloras con los que lloran; y si esto te falta,
bien puedes quebrarte la cabeza rezando
y enflaquecerte ayunando; que no puso Dios
en eso la santidad, principalmente, sino en el amor”
(San Juan de Ávila, Sermón 76)
 
Reina del cielo, alégrate, aleluya.
Porque el Señor, a quien has llevado en tu vientre, aleluya.
 
Ha resucitado según su palabra, aleluya.
Ruega al Señor por nosotros, aleluya.
 
Goza y alégrate Virgen María, aleluya.
Porque en verdad ha resucitado el Señor, aleluya.
 
Oh Dios, que por la resurrección de Tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María, llegar a los gozos eternos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
 
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amen.