Acompañar en el dolor y la soledad
es decirle al otro que nuestro
corazón está abierto hacia él,
que hay esperanza y Cristo
vive con nosotros.