Nuestras obras caritativas y sociales

254
Foto: Álvaro Córdoba. La Voz de Córdoba

La obra social y caritativa de nuestra Hermandad hunde sus raíces en el carisma gremial propio de la corporación, que antaño se constituía de esa manera (tanto hortelanos como guadamacileros fueron gremios que se reunieron en torno a las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto y Señor Amarrado a la Columna, respectivamente). De dicho carisma surgen actitudes como el cuidado, la atención, la ayuda, así como la presencia, que conforta, anima y crea espíritu de familia; comunidad apuntalada por María Santísima de la Candelaria, primera acompañante, desde la Presentación en el Templo hasta la Resurrección de Jesús. Esa es nuestra meta en la forma de vivir la cofradía y para la que trabajamos incesantemente, sabiéndonos limitados e imperfectos.

Este enfoque supone no considerar la acción social y de caridad como un apéndice: una comunidad de fe no puede vivir al margen de la caridad que brota del Amor, recibido de Dios y que es correspondido en el que más lo necesita: “Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo” (EG 187).

Altar del Corpus 2019

Por ello, es nuestro deber encontrar todas las vías para ejercerlo, recorriendo inevitablemente el camino del samaritano (Lc 10, 30-35): hacerse cargo, querer ver; cargar, poner las manos; y encargarse de la realidad de necesidad, poner el corazón -y recursos-. En definitiva, una hermandad que transita por el mundo líquido del siglo XXI, donde de la apertura, el diálogo y las preguntas se nos muestran realidades para atender. Siempre en la medida de nuestras posibilidades, pero sin conformarnos por la comodidad de lo ya conocido.

Reforma Hogar de Nazaret

Durante el 2019, como se informó en el Cabildo General de Hermanos, nuestra Hermandad destinó a Obra Social el 21,3% del total de gastos, alcanzando la cantidad de 9.805,14 euros. El principal destino fue la contribución a la reforma de la Casa del Hogar de Nazaret, ubicada en la Calle Capitulares, destinando el resto a cubrir necesidades de Cáritas, la Parroquia y la Diócesis. Además, se invirtieron una gran cantidad de horas en voluntariado, fundamentalmente en Cáritas Parroquial y se hizo una campaña de información sobre Alzheimer a beneficiarios de Cáritas Parroquial.

En 2020, la Hermandad sigue trabajando en las tareas habituales que formaban parte de nuestra obra, con el añadido de las actividades necesarias por la crisis del Covid-19, desencadenante de una crisis económica que requerirá del esfuerzo de todos para no dejar a nadie atrás. Sin la animación constante, la colaboración y ayuda económica de los Hermanos esto no sería posible. Por todo ello, gracias.

A modo de resumen, indicamos las tareas que nuestra corporación viene realizando desde comienzos de año:

Covid-19

–  Llamadas telefónicas y seguimiento a hermanos considerados dentro del grupo de riesgo frente al COVID-19, aquellos que viven solos y/o están enfermos.
–  Entrega de 50 mascarillas textiles elaboradas por voluntarias del grupo de mascarillas Covid-19 Córdoba, a la Casa Familiar de los Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca.
–  Entrega de mascarillas textiles elaboradas con tela donada por la Hermandad, por una hermana de la Cofradía, al área de pediatría del Hospital Universitario Reina Sofía.
–  Donación de la tela, que se tenía destinada para la elaboración de nuevos hábitos nazarenos, a diferentes conventos de la capital, para la realización de mascarillas textiles.
*En total más de medio millar de mascarillas textiles.

Mascarilla con tela de túnicas y roquetes

–  Entrega de sesenta viseras de protección a Cruz Blanca, Residencias de la Obra Pía de la Santísima Trinidad, Cáritas Parroquial de San Francisco, sanitarios individuales, comercios, despachos de abogados y notarías.
–  Confección y entrega, por hermanos de la Cofradía, de treinta batas plásticas de protección para la Cruz Blanca y sanitarios de centros médicos.
–  Entrega, desde empresas donde hay hermanos de la cofradía, de guantes y monos protectores para el personal sanitario.
–  Recogida a voluntarias, y entrega en el Obispado de Córdoba, de sesenta batas plásticas para almacenamiento previo cuyo destino serán residencias y centros que las necesiten.
* En la Casa Hermandad hay depositado plástico para confeccionar nuevas batas si hicieran falta.
* Mantenemos contacto con grupos de trabajo de Covid-19, para recoger y entregar material donde es necesario.

               

Hogar de Nazaret

–  Finalización de la reforma en Hogar de Nazaret, que supuso una inversión total de 7.267,33 €.
–  Continuamos con la cuota mensual que tenemos asignada.
–  Contacto regular con Pepa Pozo, religiosa que regenta la casa de Capitulares, para atender nuevas situaciones, como el suministro de alimentos que se hizo en diciembre gracias a Precocinados La Perla.

Cáritas Parroquial

–  Aportación anual a Cáritas Parroquial.
–  Aportación extraordinaria de 2.318,28 €, junto a la Hermandad del Señor de la Caridad, recaudado por la generosidad de hermanos y allegados en la “Cruz de Mayo solidaria 2020”
–  Voluntariado en Cáritas Parroquial en el mantenimiento del reparto de alimentos a familias beneficiarias.
–  Campaña de juguetes, visita de los Pajes Reales y entrega a las familias beneficiarias de Cáritas.

Otros

–  Entrega de 7 lotes de alimentos a familias necesitadas del Colegio de Nuestra Señora de la Piedad.
–  Aportación para el sostenimiento de la Parroquia.
–  Aportación al Fondo Común Diocesano.

Nuestra hermandad había propuesto un proyecto de la Asociación Alzheimer a la Obra Social conjunta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, para atención logopédica a enfermos que olvidan la deglución de alimentos, el cual había sido preseleccionado por la comisión reunida al efecto. Como habréis sabido por los medios de comunicación, a propuesta de algunos hermanos mayores, las ayudas han ido destinadas a otras realidades, debido a la crisis del Covid-19.

Avanzamos que estamos ultimando un gran proyecto que, D.M., elevará de manera notoria los recursos económicos destinados a la obra social. En futuras fechas os daremos todos los detalles del mismo.

Por último, necesitamos saber de nuestros hermanos: enfermos, dependientes, que vivan solos y/o necesiten cualquier tipo de ayuda, contactad en obrasocial@hermandadelhuerto.es o en los números de teléfono: 699433400 (José Antonio Fernández Bretones); 667719377 (David Figueroba Ruiz).

Si algún hermano quiere ayudar en la obra social, puede contactar igualmente por los medios citados anteriormente.

Rogamos por todos los hermanos, sus familias y todas las personas que sufren las consecuencias de la crisis en cualquiera de sus formas. Nuestro Señor Jesucristo y su Santísima Madre nos guarden.

Actualización 1 de junio: se ha conseguido la donación de 500 kg mensuales de cebollas, con destino a las Cáritas de San Francisco y San Eulogio y Nuestra Señora de la Asunción (Parque Figueroa).