Cáritas Parroquial

98

Para los hermanos de nuestra cofradía, salir a las periferias supone construir vínculos a semejanza del camino de Emaús: en el vivo contacto con Jesús Resucitado, enseñar mediante la presencia el Amor de Jesucristo, redescubriéndolo de manera constante al contacto con el hermano.

Esta manera de vivir la fe, se plasma con nuestra implicación en Cáritas parroquial, de la que la hermandad es miembro de su Consejo, con varios compromisos concretos:

Aportación económica periódica anual para el desarrollo de su actividad.

Colaboración de hermanos de la cofradía para el reparto quincenal de alimentos. El grupo de voluntarios, cada día se va ampliando, llegando a invertir unas 250 horas anuales.

Aportación de alimentos u otros productos complementarios para su reparto a beneficiarios (cebollas, p.ej.)

Campaña de juguetes, visita de los Pajes Reales y entrega a las familias beneficiarias de Cáritas San Francisco. En 2019, gracias a la aportación de hermanos y allegados, y a la colaboración de la Asociación Cordobesa de Fútbol Sala, se llegó a más de 100 familias de las Parroquias de San Francisco y San Eulogio, San Ignacio de Loyola y Nuestra Señora de la Asunción, además de la aportación a Adevida de unos 150 juguetes.

En 2019 se llevó a cabo una campaña informativa sobre la enfermedad de Alzheimer y los recursos de Alzheimer Córdoba durante los repartos de alimentos.

A la aportación ordinaria se han realizado durante 2020 aportaciones extraordinarias, como le llevada a cabo junto a la Hermandad del Señor de la Caridad. A través de la “Cruz de Mayo solidaria 2020”, campaña que tuvo lugar a raíz de la suspensión de esta fiesta popular, se destinaron 2.318 € para las necesidades de los más desfavorecidos.

Culminamos y extendemos la ayuda prestada a Cáritas de Nuestra Señora de la Asunción (Parque Figueroa), con aportación de voluntarios y productos alimenticios.