El siervo de Dios para la Pascua

56
En Pascua estamos llamados a dejarnos invadir por Cristo Resucitado y proclamar: ¡Tú eres Luz y Esperanza para todas las criaturas!
Sin embargo, a veces, nuestra humanidad no nos permite ir por el camino de Dios: angustias, distracciones, comodidades, tibiezas…
Aún siendo un fragmento profético de la pasión de Cristo, en el Cántico del Siervo de Isaías podemos encontrar claves para caminar la Pascua:
– ¿Me siento llamado, elegido?
– ¿Soy consciente de que la paz y la justicia comienzan conmigo?
– ¿Qué me hace abandonar con facilidad?
– ¿Desde cuándo no guardo silencio para escuchar?
Lee despacio “El siervo del Señor” (Isaías 42, 1-7) y déjate curar únicamente lo primero que resuene en tu interior. Lo pequeño se hará grande con la ayuda de Dios.