Paz

57
Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.
 
Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar,
ser comprendido, cuanto comprender,
ser amado, cuanto amar.
 
Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.
(atribuida a San Francisco de Asís)
 
V/. El Ángel del Señor anunció a María.
R/. Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.
Dios te Salve María…
V/.He aquí la Esclava del Señor.
R/.Hágase en mí según tu palabra.
Dios te Salve María…
V/. El verbo se hizo carne.
R/. Y habitó entre nosotros.
Dios te Salve María…
V/. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios
R/. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Infunde, Señor tu gracia en nuestros corazones para que cuantos, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su pasión y su cruz lleguemos a la gloria de su resurrección.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.