SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, solemnidad

45
«San José con el Niño Jesús», de Antonio García Reinoso, S. XVII (capilla de la Hermandad)
San José, Esposo de María
Eres, José, esposo enamorado,
y el mismo amor de Dios te sonreía
a través de los ojos de María,
en su luz y pureza aprisionado.
 
Eres, José, el santo más amado,
porque te haces presencia y cercanía
en el hombre que vive, día a día,
su trabajo y su amor ilusionado.
 
Fue una historia de amor, nunca truncada,
porque era un casto amor que compartías
sin que el Espíritu robase nada
del amor que a María tú tenías;
siguió siendo tu esposa bienamada
al tiempo que al Espíritu servías.
(José Luis Martínez SM)
V/. El Ángel del Señor anunció a María.
R/. Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.
Dios te Salve María…
V/.He aquí la Esclava del Señor.
R/.Hágase en mí según tu palabra.
Dios te Salve María…
V/. El verbo se hizo carne.
R/. Y habitó entre nosotros.
Dios te Salve María…
V/. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios
R/. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Infunde, Señor tu gracia en nuestros corazones para que cuantos, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su pasión y su cruz lleguemos a la gloria de su resurrección.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.