Paso de María Santísima de la Candelaria

El paso de palio de la Dolorosa del Huerto, cuya primera salida procesional se produjo el Domingo de Ramos de 1978, viene a contar, en lo que respecta a la orfebrería, con respiraderos, candeleros, peana y varales en alpaca plateada y cincelados tanto en los talleres de Manuel de los Ríos como en los de Hijos de Juan Fernández. En los respiraderos podemos contemplar entre la decoración vegetal, en el frontal la Virgen de la Fuensanta, Copatrona de Córdoba, así como sendas efigies de San Francisco y San Eulogio; en el costero izquierdo el escudo de Córdoba, San Acisclo, Santa Victoria, San Eloy y San Rafael, y en el derecho, el escudo de la Hermandad, San Fernando, la Inmaculada Concepción de Linares, Nuestra Señora de Villaviciosa y San Álvaro de Córdoba. Dato característico es que los varales están rematados por unas perinolas en forma de llama, simbolizando la advocación de la imagen. Todo ello se realizó en los últimos años de la década de los 70 del pasado siglo.

Otra de las piezas singulares de la orfebrería de nuestro palio es el llamador con el que cada Domingo de Ramos se llama a la cuadrilla de costaleros de nuestra Madre. Realizado en plata por Hermanos Delgado y donado por miembros de la cuadrilla de la Virgen de la Candelaria, viene a representar la victoria sobre el pecado, auténtica alegoría de la vida de la Santísima Virgen.

En el año 2013, vienen a completar la orfebrería de la parte trasera de nuestro paso de palio, sendos candelabros realizados en plata y datados en el siglo XIX. A su vez este juego queda rematado por dos faroles que vienen a seguir el mismo diseño de los candelabros, realizados por los orfebres Hermanos Fernández.

Con respecto a los bordados que presentan las caídas del palio de María Santísima de la Candelaria, debemos apuntar como, estas muestran un claro reflejo del fulgor de la orfebrería de la Córdoba del siglo XVIII, personificada en la figura de Damián de Castro, uno de los más prolíficos orfebres de esta etapa. Esta relación no es una mera casualidad.

Con este diseño de Rafael de Rueda, con colaboración de Francisco Mellado y Álvaro Doctor, la Hermandad del Huerto quiso rescatar la vinculación con uno de los gremios más importantes de Córdoba, el gremio de los plateros, mostrando el impacto de la ornamentación de la orfebrería así como el equilibrio decorativo y dinámico en el palio que cada Domingo de Ramos cobija a Nuestra Madre.

Concretamente, este palio, toma como referencia un antiguo frontal de altar existente en la Parroquia de la Asunción de Montemayor, localidad de nuestra provincia de Córdoba.

Además de la profusa decoración rocalla, típica del gusto ornamental del siglo XVIII, en este palio bordado por Francisco Pérez Artés y Jesús Rosado Borja, debemos destacar las cartelas que circundan en los diferentes paños del palio, recogiendo en ellas las letanías a Nuestra Señora y convirtiendo este palio en auténtico canto de amor a la que es Madre de los Hermanos del Huerto.

Dignas de reseñar son la existencia de las figuras de la Asunción de la Virgen y de su Inmaculada Concepción, labradas por el orfebre cordobés, Manuel Valera, en el frontal y trasera del palio, haciendo así alusión a dos visiones dogmáticas que la Santa Madre Iglesia recoge con respecto a la vida de la Virgen María.

Otra de las piezas claves bordada de este palio es la gloria central, que con la presencia del Espíritu Santo, culmina este haz de luz que en la noche del Domingo de Ramos arropa a María Santísima de la Candelaria.

Paso María Stma. de la Candelaria
huerto-2015-(623)
Paso María Stma. de la Candelaria
Paso María Stma. de la Candelaria