Camino de Emaús (X)

21

“… ¿No sentíamos arder nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?” (Lc 24, 32)

Arde nuestro corazón porque Él “nos habla al corazón” (Os 2, 16), porque Él es el AMOR. Jesús nos ha acompañado en nuestro camino. Debemos salir a otros caminos a donde Él también quiere llegar (Mt 28, 19). Él nos empuja a salir, a ser mensajeros de su amor al mundo…