Balance y agradecimiento “Por tu Santa Cruz redimiste al mundo”

165

Pasados unos días de la participación de nuestra Hermandad en la Magna Exposición “Por tu Cruz redimiste al mundo”, queremos transmitir el balance positivo que esta junta de gobierno hace de la participación en dicha exposición.

Os hacemos llegar nuestro más profundo agradecimiento a todos los que habéis hecho posible que todo saliera tal cual estaba pensado y planificado. Un acompañamiento recogido y solemne, donde se pudo ver a Nuestros Sagrados Titulares en una disposición más cercana, por un recorrido acorde a un traslado público y con un acompañamiento musical en consonancia con el ambiente que íbamos creando en la calle.

Gracias a todos los que acompañasteis a Nuestros Sagrados Titulares en los traslados, tanto a la S.I.C como de regreso a la Parroquia de San Francisco y San Eulogio. Del mismo modo, a todos aquellos que no los pudieron acompañar por alguna causa, deciros que os sentimos cerca y rezamos por vuestras intenciones.

Gracias a los que habéis colaborado en toda la tarea logística: traslados de pasos y enseres, organización, limpieza, gestión, etc. El esfuerzo ha valido la pena, confiamos en los frutos de nuestras acciones ofreciéndoselas al Señor.

Queremos hacer una mención a quien ha cuidado de nuestras Imágenes una semana entera, con la certeza de que estaban en buenas manos. Al Cabildo Catedral y, especialmente, a su servicio de seguridad. Por su diligencia y buen hacer.

Nuestra Hermandad ha plasmado su impronta en esta histórica e irrepetible exposición magna. Difícil será, por ejemplo, ver la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el Huerto junto a Nuestro Padre Jesús de la Fe en su Sagrada Cena, o ver al Señor Amarrado a la Columna entre Nuestro Padre Jesús de la Sangre en el Desprecio del Pueblo y Nuestro Padre Jesús de las Penas, en la Santa Iglesia Catedral.

Momentos irrepetibles los que ya han quedado para la historia, como el trascurrir del cortejo por las calles angostas de nuestra feligresía; escuchar a la Capilla Ars Sacra y a las voces graves de De Profundis interpretar Trist Est Anima Mea (Sergio Asián) y Jesu Rex Admirabilis (de Palestrina); o como ver al Señor Amarrado a la Columna atravesando el arco de bendiciones de la S.I.C. con la interpretación de la música de capilla dedicada a Él, al igual que sucedió a la entrada en la iglesia de San Francisco.

No podemos olvidar los momentos compartidos con las hermanas del Convento Cisterciense de la Encarnación. Llevar a Nuestros Sagrados Titulares ante ellas fue, sin duda, uno de los instantes más emotivos de nuestros traslados, más si cabe, al ser la primera vez que el Señor Amarrado a la Columna las visitaba. Esos rezos en forma de canto quedarán grabados en lo más profundo de todos aquellos hermanos que tuvieron la suerte de estar allí presentes. Gracias por acogernos y por seguir rezando por nosotros cada día.

A partir de ahora, de vuelta a la cotidianeidad, esperamos que las semillas de la Magna Exposición caigan en buena tierra y den frutos abundantes para las personas que la han visitado y para los hermanos de nuestra Cofradía.

La Junta de Gobierno.